5 Claves para cuidar tu marca

A la hora de cuidar la marca de tu empresa, o la tuya personal ( y en este caso estaríamos hablando de marca personal), no sólo debes hacer una actualización o revisión de tu logo, del nombre, de tus colores; del aspecto en general, si no que para cuidarla debes ahondar en tu branding, en tu posicionamiento, en tu claim, en tu promesa de marca.

Y este trabajo concienzudo estaría bien que lo hicieras cada dos años.

Para llevar a cabo este análisis, debes primero plantearte bien:

  • cuál es la estrategia que estás siguiendo en estos momentos
  • cuales son los resultados que estás teniendo
  • cómo quieres seguir creciendo
  • y si debes reposicionar tu marca.

De todos estos aspectos mencionados, hay 5 básicos que debes cuestionarte; planteándote siempre en qué momento estás y a dónde quieres llegar. Empezamos:

1º.- DAFO

Estudia y analiza en qué situación se encuentra tu marca en este momento.

En este punto deberás cuestionarte cómo está siendo percibida tu marca por el mercado, por tu cliente.

Y es que al final es a él al que te diriges y es el que te marcará concretamente cómo está posicionada tu marca. Por ejemplo, te dirá si el mercado te percibe como una marca cara, amable, cercana, innovadora, joven, etc.

Para seguir avanzando y mejorar los aspectos de cómo está siendo percibida tu marca, sería conveniente que analizaras e hicieras una lista de cuáles son tus Debilidades, tus amenazas, tus fortalezas y tus oportunidades. tweet

Es bueno que seas consciente de todos estos aspectos que caracterizan y envuelven tu marca porque te harán situarte en el punto concreto del que debes partir y hacia dónde quieres ir como marca. Más adelante te haré plantearte precisamente esto: el futuro, qué quieres conseguir, cuáles serán tus objetivos a lograr.

Personalmente te recomiendo que sabiendo cuáles son tus amenazas y oportunidades (y siendo consientes de cuáles son) te centres en tus habilidades y tus fortalezas por que éstas te ayudaran a sacar tu propio valor como marca.

Siendo consciente de tus habilidades y fortalezas, sacarás rendimiento al valor de tu marca Click To Tweet tweet

Y teniendo bien presente cuales son tus habilidades y fortalezas, podremos adentrarnos y profundizar en el segundo paso.

2º .- DIFERENCIATE

Si analizas concienzudamente cuáles son tus habilidades y qué es lo que te hace fuerte, te pondrá en la pista de cuál es tu valor diferencial.

¿En dónde aportas valor y qué es lo que te hace diferente del resto de marcas que se encuentran en tu mismo mercado? Esta es la pregunta clave que debes hacerte en este segundo paso.

Como ya habrás podido comprobar en tu rutina diaria, hoy en día es importantísimo especializarse, ser experto en algún aspecto determinado del producto o servicio que tu marca ofrece.

Y si todavía no has trabajado bien este paso; sin duda, debes ponerte ya a ello.

Precisamente del análisis de tus fortalezas y habilidades saldrá tu valor diferencial. Así que explótalas y destácalas. tweet

Busca tu especialización. Hazte experto en alguna cosa y ofrécelo como servicio o producto destacado en tu empresa.

3º.- COMUNÍCALO

Por que sin duda ésta diferenciación debes comunicarla. Debes explicar qué es aquello que te hace diferente.

¿Ya has analizado si expresas bien clara tu habilidad, lo que estás ofreciendo de especial y que tu competencia no lo ofrece?, ¿explicas en algún momento de tu web, de tu newsletter, de tus perfiles en las redes sociales, porqué deben comprar el producto o servicio de tu marca y no el de tu competencia?

En este punto debes analizar estratégicamente cuál es tu propio mensaje de marketing, si lo estás expresando adecuadamente y de forma continua. Es decir, ¿comunicas aquello que te hace especial en todos tus canales de comunicación?, ¿en todos…?, ¿incluso en la tarjeta de visita de la empresa?

Pues a ello!

4º .- TRAZA UN PLAN.

Una vez has analizado el posicionamiento de marca actual ( y si no tienes claro qué quiere decir exactamente posicionamiento y cuáles son los posibles errores que estarías cometiendo, te recomiendo que leas este post), traza tu plan y márcate tus objetivos.

Plantéate: ¿Qué quiere conseguir tu empresa en el próximo año?

Ya sabes que los objetivos deben cumplir con estos 4 requisitos: deben ser específicos, medibles, alcanzables y ajustados en el tiempo; es decir que no te andes por las ramas y pidas deseos si estos son irrealizables e inconcretos.

Te voy a poner un ejemplo: Un objetivo general de una empresa suele ser conseguir más ingresos. Podría ser subir la facturación de 50.000€ anuales a 57.000€ en el próximo año. ¿Ves que es concreto, se puede medir (saber si se ha subido o no) alcanzable y ajustado en el tiempo, porque nos hemos marcado que sea en un año.

Ahora, en base a tu objetivo anual como empresa, vuelve a marcar objetivos, pero esta vez trimestrales, y siguiendo la misma pauta: concretos y realizables.  Si sigo con el ejemplo anterior; si lo que se pretende es subir los ingresos, podríamos realizar campañas trimestrales que nos ayuden a conseguir nuestro objetivo anual, y que pueden ir desde aumentar la fidelización de los clientes, hasta promocionar ofertas en determinados productos.

Lo que es interesante de este plan es que no te quedes simplemente en hacer una lista de objetivos anuales y trimestrales, si no que marques qué acciones vas a realizar para que te ayuden a conseguir esos objetivos. tweet

Siguiendo con el ejemplo. Si una de tus campañas trimestrales se van a centrar en fidelizar a los clientes que ya tienes, analiza: ¿qué acciones vas a realizar durante todo ese trimestre para fidelizarlos?

Cuando te marques objetivos, plantéate qué acciones vas a realizar para llegar a alcanzarlos Click To Tweet tweet

5º.- HAZTE VISIBLE

Si quieres conseguir parte de estos objetivos, sin duda deberás impactar a tu mercado. Así que haz visible los actos que tu empresa ha programado anteriormente.

Te será de gran utilidad hacerte con un calendario para marcar los días que se van a realizar dichas acciones y cómo te vas a organizar con tu equipo.

No te olvides de todos los canales que tu empresa tiene a su disposición para  hacerte visible: desde las redes sociales, hasta el boletín que periódicamente enviáis a tus suscriptores.

Sin duda estos 5 pasos son algunos de los aspectos importantes que debes tener en cuenta para tener siempre a raya el posicionamiento de tu marca.

Trabajar conscientemente  LA MARCA de la empresa es una de las cosas más difíciles del marketing. Y también de las más olvidadas.

La empresa, sobre todo las medianas y pequeñas, no acostumbran a tener una estrategia ideada para  posicionarla de forma efectiva. Así que disponte ya a analizar el valor diferencial de tu marca y haz un estudio de tu competencia ( Benchmarking) y de tu target sólo para empezar.

Si te ha parecido interesante este artículo y crees que podría ayudarte a establecer la estrategia de tu marca de forma personalizada, tienes a tu disposición dos horas de sesión conmigo de forma gratuita. Sólo tienes que enviarme este formulario y te atenderé encantada tweet

Aquí os dejo un resumen gráfico con las ideas principales

experta en comunicación y marketing on line

Acerca de Marisol…

Ayudo a autónomos y pequeños empresarios a establecer la comunicación con sus clientes de forma estratégica para obtener más beneficios en sus negocios.

¿Quieres que trabajemos juntos? Mira lo que te puedo ofrecer


0 respostes

Deixa una resposta

Vols unir-te a la conversa?
No dubtis a contribuir!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aprende a alcanzar tus objetivos
los 4 pilares básicos del negocio
máximo rendimiento al networking presencial