Las 4 fases del crecimiento del negocio

Como si fuera un ser vivo, la empresa también tiene sus diferentes fases de vida. El negocio pasa por diferentes estadios a los que el empresario debe adaptarse y ajustar los cambios necesarios para cada momento.

Toda empresa pasa por una fase de nacimiento, de crecimiento y aceleración, de madurez y finalmente de declive. Y lo más interesante es que cada empresa tiene sus diferentes tempos para desarrollar y pasar por cada una de estas etapas.

Como si se comportara como un niño pequeño, unos empezaran a andar a los nueve meses u otros a los 14. El tiempo que nos cueste tardar en dar el siguiente paso como empresa no nos debe desesperar y lo importante es saber madurar bien las acciones que debemos asentar en cada una de las fases por las que pasa la empresa.

Hace unas semanas una conversación con una clienta me dio la idea: hablar sobre las diferentes fases por las que pasa la empresa.

A ella le preocupaba que su negocio llevara algo más de dos años sin que acabara de despegar del todo. Por diferentes motivos que ahora no vienen al caso explicar, su idea de negocio solo necesitaba corregir unas pequeñas pautas para poder acabar de despegar, pero se tranquilizó cuando entendió que cada empresa tiene su propia madurez y cada una necesita un tiempo diferente para asentarse y darse a conocer.

Es cierto que toda empresa debe tener como objetivo último tener ventas y por tanto muchos clientes, pero para llegar a conseguir este objetivo primero hay que ir haciendo pequeños paso que permitan a la empresa ir consolidando una base importante para su propio crecimiento.

La empresa pasa por una primera fase de Nacimiento.

Es el momento en que la idea se encuentra en una estructura pequeña, informal, de máxima innovación en muchísimos aspectos; porque hay muchas decisiones que se toman por pura intuición pero que la experiencia de poner en práctica aquel aspecto que sólo se intuía, se convierte en algo experimentado con tu realidad, en tu día a día, y por tanto sabes a ciencia cierta que funciona. Esta primera intuición se adapta y acaba consolidándose como una acción probada que funciona.

En estas primeras épocas de esta primera fase, la empresa suele tener mucha energía; la propia que impulsa la mera ilusión de llevar a cabo el proyecto. Se suele decir sí a todo, porque es una fase en la que ganar un cliente cuesta y cuando se consigue (aunque sólo sea uno) se celebra de una forma especial.

QUÉ HACER:

  • La fase de Nacimiento de la empresa te debe permitir buscar tu nicho de mercado, tantear y validar tu target.
  • Es un momento en el que debes focalizarte en conseguir tu objetivo, que normalmente debe ser el de trabajar tu branding (dar a conocer tu marca), posicionar tu marca y comprobar exactamente, con la práctica, cual es la solución que proporcionas a ese mercado al que te estás dirigiendo.
  • Por tanto, para trabajar tu branding, para posicionarte, una de las primeras acciones que debes plantearte es saber cual es el mensaje de marca claro que debes comunicar en todos tus canales. Desde el mensaje que aparecerá nada más entrar en tu web, como en tus redes sociales o en tu tarjeta de visita. Por que en esta primera fase tienes muy claro qué “dolor” “curas” a tu cliente. Debe ser un mensaje simple, claro, perfectamente comprensible para tu cliente. Tu frase de marca debe ser algo así como:

“Soy X y ayudo a (descripción de tu target) a solucionar (el dolor)” tweet

CARACTERÍSTICAS:

La primera fase suele tener la peculiaridad de ser muy incierta en muchos temas. Tienes las sensación continua de ir caminando sobre arenas movedizas, que en cualquier momento te absorberán.

Inicialmente suele haber pérdidas económicas, o se cubre lo justo para subsistir hasta que se llega a un punto de equilibrio y es cuando el camino empieza  a hacer más sólido y tu como empresario te sientes más seguro con las decisiones que tomas. Aquí empieza en tu empresa, el cambio de fase.

Como último apunte de la fase de Nacimiento, decirte que casi tres cuartas partes de las empresas NO sobreviven a esta primera fase, así que si tu notas que estás cambiando al de Crecimiento y aceleración… enhorabuena!!!

Empiezas la segunda fase; la de Crecimiento y aceleración.

Has llegado al segundo gran momento de la empresa. Empiezas a notar que ese producto o servicio que has pensado cuaja en el mercado que habías previsto y continuas caminado con paso firme. Es el momento en el que te encuentras firme en deshacerte de ideas primarias, propias de la primera fase y que ahora definitivamente decides deshacerte de ellas porque sabes que no te van a conducir a nada.

Ya conoces más a tu mercado, tu target se está ajustando a tu cliente ideal; cada vez tienes más segmentación y te diriges a él con más convicción sabiendo que esa idea va a ser válida.

CARACTERÍSTICAS:

Empiezas a tener una cartera de clientes al que pretendes fidelizar y  además éstos te ayudan a atraer otros clientes. De hecho este es uno de tus objetivos principales; la fidelización y consolidación de estos clientes.

En la fase de crecimiento y aceleración de la empresa se acaba la incertidumbre para pasar a ver más claramente las muchas posibilidades de negocio. Conoces bien a tu cliente ideal y te sientes con el poder suficiente como para satisfacer esa demanda. Sueles añadir a tus servicios o productos ofertas complementarias para así alargar el valor de tu oferta y también la vida del cliente.

QUÉ HACER:

  • Es una fase en la que te aconsejo que consolides el producto o servicio que te ayudó a crecer y por tanto a situarte en la fase en la que estás. Tu prioridad debe ser desarrollar nuevos productos y mejorar los que ya tienes. Y sólo añádele valor. Ves con mucho cuidado de, al intentar mejorarlo, te cargues la esencia del producto inicial y que, al final, fue el que gustó.
  • Es un momento en el que te animo que no te estanques y que te animes a evolucionar sin miedo.
  • Se dice que una decena parte de las empresas superan esta fase; así que adelante con mucha motivación.

Porque seguro que sin darte cuenta te plantas en la tercera fase por la que pasa cualquier empresa.

Es la de la Maduración.

Es la fase que más satisfacciones suele dar. Tienes la medida óptima del mercado al que te diriges y tu empresa debe ser lo suficientemente hábil como para adaptarte rápidamente a los cambios.

CARACTERÍSTICAS:

Porque seguramente hacia finales de la segunda etapa te has planteado coger a una persona que te ayude porque tu ya no das a basto con todo. En la segunda fase has tenido la sensación de que has trabajado mucho para llegar hasta donde has conseguido estar y te da miedo quemarte, porque además ves que todavía tu empresa tiene mucho recorrido. Incluso es un momento en el que te llegas a permitir decir no a según qué peticiones.

En esta tercera fase la estructura de tu empresa va a crecer más; seguro. El crecimiento de tu empresa en esta tercera fase te permite delegar ya ciertas decisiones e incluso establecer protocolos internos.

QUÉ HACER:

  • De hecho te aconsejo que en este punto centres tu mirada en lo que realmente es esencial para que tu empresa pueda crecer más; reflexionar sobre la estructura de tu empresa y cuales son los procesos internos que se deben establecer.
  • Es el momento de formar un equipo, dar a cada uno de ellos las responsabilidades y cargo exactos para poder desarrollar bien su trabajo.
  • Además en la primera fase habías trabajado muy bien el branding, dándote a conocer en los diferentes canales. Ahora es el momento de revisar este posicionamiento. Tienes que tener en cuenta que tu empresa ha cambiado y debes analizar bien si tu cliente también lo está percibiendo así. ¿Recuerdas el mensaje de marca inicial que tratabas de lanzar en todas tus comunicaciones? Replantéate: ¿Ahora debe ser el mismo?

Tu empresa es ahora como un barco que lo que busca es conseguir la mayor eficiencia en todos los aspectos: en añadir valor al producto, incrementar margenes de beneficio e intentar no burocratizar todos los procedimientos.

Tu empresa puede durar en esta fase años y generaciones enteras trabajando en esta fase.

Pero todo tiene un final, y llega el declive de la empresa.

Se suele llegar a la fase de declive cuando la empresa ya no es capaz de adaptarse al mercado y a los cambios que su propio cliente le exige. La estructura de tu empresa se hace tan grande que se convierte en un gran crucero en el que dar la vuelta le cuesta muchísimo. Normalmente en esta fase la empresa acaba muriendo porque hay demasiada burocracia y una adaptación escasa a la innovación.

Como puedes comprobar, pues, todo en esta vida tiene su principio y su fin. También la empresa y es que al final tu idea tiene su propia vida: nace, crece y muere. Te dejo los datos principales en esta infografía que te animo a que compartas en tus diferentes canales.

fases del crecimiento del negocio

Seguramente tu empresa esté en estos momentos a caballo entre el final de la primera fase y  entrando ya en la segunda.

Si todo funciona bien y te sientes segur@, adelante y con ánimo!,

Pero si tienes dudas y todavía tu empresa no acaba de despegar, te animo a que te descargues este vídeo en el que te explica paso a paso qué elementos debes tener en cuenta para reconducir tu empresa.

tweet

experta en comunicación y marketing on line

Acerca de Marisol…

Ayudo a autónomos y pequeños empresarios a establecer la comunicación con sus clientes de forma estratégica para obtener más beneficios en sus negocios.

¿Quieres que trabajemos juntos? Mira lo que te puedo ofrecer


0 respostes

Deixa una resposta

Vols unir-te a la conversa?
No dubtis a contribuir!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aprende a alcanzar tus objetivos
los 4 pilares básicos del negocio
máximo rendimiento al networking presencial